BAMBÚ – TELAS Y PRODUCTOS

El bambú es una planta gramínea originaria de la India, tiene un aspecto de caña, crece muy alto y resulta muy fuerte. Se planta  en muchos lugares del mundo, se adapta a climas secos y húmedos, requiere muy poco mantenimiento y sobrevive en periodos de sequía e inundación.

Es el segundo más grande cultivo productor de biomasa, después de las algas marinas. Aporta nutrientes y revitaliza el sustrato, recupera tierras erosionadas y sobreexplotadas.

Se ocupa como barrera natural para la purificación del agua. Consume mucho hidrógeno y, con eso, limpia de contaminación las aguas; capta excesos de nutrientes de aguas contaminadas. Sus grandes y entramadas raíces, reducen el escurrimiento, frenan la absorción del agua hacia las profundidades, así como garantizan la conservación, previenen la erosión y contribuyen a la recuperación de suelos.

Existen 1.600 variedades diferentes de bambú y sólo se usan comercialmente alrededor de cincuenta que pueden cosecharse de manera sustentable.El bambú se aprovecha bastante y se usa de diferentes maneras. Se ocupa en la construcción de viviendas, muebles, bastones y otros objetos; se cultiva como planta de ornato y proporciona ornamentos con alguna de sus partes. También se usa para la producción de fibras y celulosa que se aplican en hilaturas, telas, tapicería, ropa, calcetines, toallas, así como en utensilios de cama y colchones.

Las telas de bambú resultan frescas y permeables, extremadamente suaves y absorbentes, más que el algodón; mantiene un brillo natural semejante al de la seda. Son más baratas y durables que la seda y el satín. Resisten el lavado y mantienen la firmeza de su color, forma, frescura, resistencia a la tensión, buena elasticidad y verticalidad. Las fibras de bambú se pueden tejer específicamente para darle mayor absorción o permitir su respiración. Por sus características y propiedades naturales, no irritan la piel y se recomiendan a personas alérgicas, de piel sensible o con dermatitis. La materia orgánica y la tela del bambú disponen de un efecto termo climático, se mantienen cálida en el frío y fresca en el calor ambiental. Esto lo logran por ser higroscópicas, porque intercambia humedad con el medio ambiente, la absorben o ceden según las circunstancias.

La tela de bambú absorbe la humedad corporal y facilita su evaporación, así como favorece la traspiración corporal y resiste pegarse a la piel húmeda o cuando traspira y hace calor. Esta tela protege de rayo ultravioleta y contiene sustancias naturales antibacterianas que le ayudan a mantenerse libre de olores. El bambú aporta materiales biodegradables, ecológicos, limpios, reciclables y fertilizantes. Es un recurso rápido para renovarse y se convierte en una materia prima muy amigable con el medio ambiente. Contribuye mucho al equilibrio sostenible. Gracias a su rápido crecimiento, genera enormes cantidades de materia, supera enormemente la muy lenta producción de madera. Muchas veces, se cosecha y regenera cada año sin replantarlo. No provoca desforestación como la provocada por la extracción de celulosas de árboles.

Es renovador del aire, genera más oxígeno que los árboles, ayuda a reducir en grande proporciones los gases de bióxido de carbono. Requiere menos agua y energía que otras plantas ocupadas para la obtención de celulosa y fibras. Puede prescindir de pesticidas o químicos, especialmente porque produce sus propias sustancias antibacterianas y antimicrobianas o antibióticos naturales. Los productos de bambú son biodegradables y no generan residuos tóxicos. Durante su proceso de producción, la fibra y tela de bambú se blanquean sin químicos fuertes ni cloro, se secan con menos agua que la consumida por métodos convencionales, se tiñen y se someten a tratamientos textiles limpios.

Las fibras sintéticas incorporan aditivos del petróleo. Generalmente los productos de bambú satisfacen las normas relacionadas con la protección y preservación del medio y la naturaleza. Se someten a inspecciones, pruebas, examen del laboratorio y demuestran sus calidades. Por todas esas características las telas de bambú son una magnífica opción para la elaboración de colchones, almohadas, cobertores, edredones, fundas y sábanas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *