ECO FRIENDLY

Desde hace algún tiempo el planeta enfrenta las crisis ambientales más graves de su historia, como consecuencia del aumento de la capacidad de destrucción, del impacto y efecto de las actividades humanas incontroladas, perjudiciales al ambiente, así como de la incapacidad para resolver y controlar los problemas.

Únicamente los productos aprobados pueden utilizar el distintivo en sus etiquetas.

La atención exclusiva de ley de la oferta y la demanda por sobre todo los demás aspectos, los deseos de prosperidad material, la imposición de una sociedad de consumo reforzada con constantes bombardeos publicitarios, los avances tecnológicos y mercados libres depredadores, contribuyen fuertemente con esa problemática.

Eso mismo fácilmente se asocia con el aumento desmedido del desequilibrio ecológico, el deterioro ambiental, el incremento poblacional, la desorganización social, los inadecuados hábitos de consumo y la aplicación de idealizados modelos de desarrollo contemplados en el crecimiento infinito. Para enfrentar todo esto resultan muy relevantes la información, la educación, la conciencia, el interés, el cambio de hábitos de vida y de consumo, la ampliación de criterios más amplios, la responsabilidad compartida y la acción permanente de productores y consumidores, que podrán alcanzar una realidad más amable social y ecológica.

La correspondencia y el compromiso de respetar el medio ambiente y el planeta, se define como eco-friendly y también se conoce, entre otras formas, como amigable al ambiente, ecológico o respetuoso con el medio ambiente. Lo amigable implica una necesidad imperiosa de actuar para resolver impactos ambientales cada vez más graves. La aplicación de procesos productivos, el uso tecnologías limpias y la elaboración y consumo de productos y servicios respetuosos al ambiente contribuyen en parte a esas necesidades. La ocupación de diferentes materiales naturales permite la obtención de frescura en climas cálidos y la conservación del calor en climas con temperaturas bajas. Su manejo y elaboración comprende el consumo responsable y la preocupación por el medio.

Las acciones respetuosas con el ambiente, la naturaleza o lo “verde”; es más, involucran el desarrollo sustentable. Las propiedades de dichos materiales y productos eco-friendly ofrecen grandes beneficios personales, sociales y naturales. Desde hace varias décadas, los productos totalmente reciclables son provistos con una eco-etiqueta que prueba la veracidad de la dirección, las políticas y las acciones tomadas por la empresa para no dañar, comprender y mantener respeto al medio ambiente. Estas empresas cumplen con estándares internacionales ecológicos. Las especificaciones de productos y servicios amigables deben ser exactas, verificables y no engañosas, evitar barreras comerciales, basarse en la ciencia, contar con informe de ensayo y realización de análisis, tomar en consideración todo el ciclo vital, preferir empaques biodegradables o reciclables, estimular el mejoramiento y garantizar la ausencia del uso de sustancias nocivas. Únicamente los productos aprobados pueden utilizar el distintivo en sus etiquetas. Los consumidores y usuarios obtienen la certeza de la elaboración de los productos con base en el cumplimiento de requerimientos ecológicos y normas estrictas. También exigen a las empresas elaborar productos de calidad ecológica y cumplir los servicios, leyes, directrices, políticas, estándares de calidad, normas y certificaciones de medio ambiente.

Al mismo tiempo, los productos o servicios con efectos medioambientales positivos o con menores repercusiones sobre el medio ambiente, reciben el distintivo que informa y estimula a los consumidores a elegir y adquirir sus productos y servicios. El campo de eco-friendly asume medidas ecologías de producción que abarcan las materias primas, los materiales y los productos durante todo su proceso de transformación, su consumo final, su utilización, su ciclo de vida y su desecho. Controla procesos, diseños y fabricaciones para que tengan una menor incidencia sobre el medio ambiente. Asimismo, comprenden las formas de intervenir en la ecología humana y la de residuos, de demostrar el desempeño ambiental de la empresa, la cobertura de indicadores requeridos y la demostración de su certificación.

Dentro de estas acciones no caben los engaños como los alcanzados por la moda, por etiquetas, aparentes compromisos, ocupación de términos ecológicos, imágenes, calificativos, crédito, palabras o nombres alejados de hechos verdaderos, aprobaciones o vistos buenos de la comunidad consumidora sin conocimientos. En consecuencia es fundamental dar la importancia a la elaboración, uso y consumo de materiales y productos realmente amigables, no dañinos con el medio ambiente, biodegradables, reciclables, compostables, naturales y ecológicos, como son las fibras de bambú y el látex. Las telas, forros, tapicerías, colchones, almohadas, fundas y cojines se pueden confeccionar con estos materiales y mantener la certeza de su muy buena calidad.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *