GEL

El gel es un buen conservador de la temperatura. Con el calor o frío tiene respectivamente dilatación y contracción, mantiene mucho su consistencia y la recupera al someterlo después a la misma temperatura.

El gel es una sustancia que se puede preparar con diferentes densidades, por eso sus consistencias puede mostrar mayor fluidez o mayor solidez.

Generalmente se identifica como una sustancia semisólida gelatinosa aunque puede producirse en un estado sólido. Entre más contiene líquidos más acuoso resulta y entre menos los contiene más sólido. Las sustancias principales para su coagulación, están identificadas como polímeros, pueden ser naturales, orgánicas o sintéticas. Entre la gama de productos elaborados con geles se encuentran alimentos, preparados medicinales, pinturas, cosméticos, recubrimientos, aislantes, lubricantes y adhesivos.

El gel es un material extremadamente suave y duradero que se ha relacionado con la producción de colchones, cojines y almohadas. Comúnmente se utiliza como relleno de fundas o se impregna en otro tipo de materiales, así como se ocupa de forma combinada con otros materiales para asegurar una mayor consistencia del producto. Resulta muy recomendado para la elaboración de cubiertas, capas o núcleos de almohadas, asientos, colchonetas, cojines, cuñas y dispositivos para el acomodo de recién nacidos.

También el gel se requiere en manufacturas de compresas, termos, acojinamientos y plantillas entre otros. Esos productos resultan medios eficaces, de uso sencillo y práctico para conseguir una postura de descanso ergonómica, absorber impactos y vibraciones ante golpes o movimientos, ayudar al mejorando la circulación de la sangre, relajar músculos, aliviar dolor, dar tratamientos isotérmicos y de rehabilitación, tener soporte para aparatos médicos de contacto con la piel, evitar escaras de piel en pacientes postrados, proporcionar descanso a partes del cuerpo o dar comodidad, formar barrera antibacterias, antimoho y antiácaros.

Favorecen la estabilidad fisiológica por ser suaves, ajustables, conservar la posición y flexión apropiadas. En todos esos productos el gel también se usa para proporcionar un soporte flexible y estable, para reducir la presión, moldearse y acomodarse, para favorecer la estabilidad fisiológica por la suavidad, el ajuste y la conservación de posiciones. Dentro de su funda o malla, el gel reacciona a la presión del cuerpo flexionándose, adaptándose a su forma y contrarrestando cualquier presión. Entre las característica del gel en colchones, cojines y productos para el contacto humano a través de la piel, se destaca la conservación de la temperatura, se recomienda su composición atóxica e hipoalergénica. Esto se acompaña con la disponiblidad de un forro o recubrimiento atóxico (controlado bajo a la norma AATCC-147-1993 y AATCC-030-2004).

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *